martes, 29 de julio de 2014

EL CAMINO DE SANTIAGO

MI CAMINO






En la primavera de 2012 me animé hacer el camino de Santiago con mi madre y sus amigos. Era una buena oportunidad para hacerlo, puesto que dudo que alguien de mis amistades se hubiera atrevido hacerlo, la mayoría aun piensan en botellones y otros festejos, no en caminos. 

Con los ahorrillos juntados por mi cumpleaños unas semanas antes, me compre todo el "kit" de una buena peregrina: botas, pantalón, sudadera, palos, toallas, mochila, saco de dormir,...

Mi diario y un boli... y así plasmaba mis sentimientos cada noche al descansar en el albergue, que dice así:

22 de Mayo de 2012 - Sarria

No he pegado ni ojo, a pesar de lo cansada que estaba de todo el viaje de ayer tras 14 horas en bus estaba mareada y con la tensión por los suelos. Solo deseaba llegar al albergue. Tumbarme y llorar del cansancio que llevaba.

Ahora son las 7 de la mañana y espero en una cafetería (con un buen café con leche y un par de magdalenas) a Asun (amiga de mi madre que no conozco aun, solo por foto), que llegará a las 8 en bus, porque ella se encuentra realmente cansada hoy. Así que esperamos al resto del grupo y mi madre, que vienen andando de Triacastela. 

Llega Asun junto con otro peregrino que conoció en el bus, conectamos bien, aquí todos conectan bien, puesto que llevamos un mismo fin aunque el impulso de hacerlo sean diferentes, unos por fe, otros por aventura, por promesas, etc.


A las 14 horas llegan nuestros peregrinos cansados de hacer una etapa durísima con ascensos y descensos  intensos, llegaban cansados, pero nuestro encuentro les recargó las pilas, y también ver a mi madre tras varias semanas fue positivo, ya que yo vivo en el sur y ella en la mancha, y fue allí donde nos encontramos. 

Todo el grupo nos fuimos al nuevo albergue al que nos hospedábamos, una preciosidad, llamado el albergue del Monasterio, nada que ver con los públicos, sobretodo comparado con el que había pasado yo la noche de antes, que tenía las paredes negras y las duchas parecían el amazonas, debido a su gran moho. 

Pasamos el día descansando con ellos y visitando el Monasterio, y ya relax hasta otro día.

Y ya mañana empiezo el camino, MI CAMINO.

23 de Mayo de 2012 - Sarria - Portomarín

Levantamos temprano desde el albergue del Monasterio. Bajamos una gran pendiente que nos introduce a un cuento de brujas rodeados de gran vegetación fresca y frondosa. La niebla nos impide apreciar el resto de maravillas que nos guarda el paisaje, tras un rato de camino el sol se hace un hueco entre nubes par aregalarnos un descanso en un refugio y tomar así un calentico para el cuerpo.

Continuamos la ruta por sendas magicas donde la naturaleza nos abraza. Paramos a medio camino en otro refugio de piedra para refrescarnos y subir fuerzas, pero el sol se hace más intenso y la vegetación un poco más seca. Se llena la cabeza de calor y ningun pañuelo ni gorra me alivia.

La vista empieza a nublarse y el pueblo queda cada vez mas lejos. Me falta el aliento y la cabeza ensordece mi cuerpo dejándolo sin fuerzas, entonces diviso unas casa en alto, que llegaremos tras atravesar un gran puente para cruzar el río Miño. 

El calor es asfixiante y el peso de la mochila agobiante. Tras esa gran pasarela nos falta para subir al pueblo 100 escalones de piedra.

Al final de ésta, caí tendida al suelo sin aliento. Al llegar al albergue comenzó mi recuperación. Ibuprofeno para la cabeza y pomadas inflamatorias  para los músculos. No consigo entender porque me encuentro tan mal y cansada. Si yo andaba todos los dias muchísimos, ¿tal vez no era suficiente mis rutinas diarias?... ufff no lo sé, no lo entiendo.

24 de Mayo de 2012 - Portomarín - Palas de Rei

Levantamos de noche marche a Palas, atravesando de nuevo senderos boscosos, así durante 2 horas, hasta por fin conseguir un refugio donde almorzar. El sol empezaba otra vez hacer de las suyas, y el camino empezaba a ponerse cada vez mas seco y feo. Todo el tiempo andabamos alrededor de la carretera N-547, las paradas para hidratarnos eran constantes pero no más de 2 minutos, para no enfriar el cuerpo.

Interminable camino, me adelantaban muchos peregrinos y peregrinas, gente maor, jubilada y anciana. Gente joven los menos, pero muchos en bici. Todo aquel fuera de la nacionalidad que fuera tenia una sonrisa para saludarte y brindarte con "Buen Camino, Peregrino".

A veces los sentimientos se ciernan sobre mi cabeza provocandome sensación de agobio y presión en el pecho pero entonces alguien volvía a saludarte y la sonrisa volvía a la cara.

Había peregrinos que venían desde muy lejos y a pie, como desde Roncesvalles, durante 28 días, entonces me daba cuenta que mi mérito era más bien pequeño.

En una ocasión, adelanté a una señora de pelo blanco, rondaba los 80 años, su corpulento cuerpo grueso y sus piernas demasiado hinchadas apenas podian dar un paso corto, en sus manos 2 bastones repartían el peso, más aparte su mochila de peregrina. Entonces rompi a llorar, no pude evitar que me diera una pena excesiva, pero después comprendí que ella estaba allí por disfrute y no por penar.

Tras la travesía llegamos al albergue "Os Chacote" pues el municipal estaba cerrado por reformas, realmente eso significa fumigación, caí tendida en la cama como si nunca lo hubiera echo. Tras ganar energía y una buena ducha, me acerque a comer al restaurante del campamento, donde allí se encontraba mi grupo brindando con una buena jarra de sangría.

Pasamos el día descansando, pero llegué tan agobiada hoy que me planteé hacer la ruta del día siguiente con algún tramo partido o bien dejando mi mochila a empresas que te la llevan al destino que elijas, lo hablé con el grupo y les pareció bien, y Asun me acompaño porque también se encontraba excesivamente cansada, así que hicimos al día siguiente tramo partido. Sobretodo sabiendo que la siguiente etapa era conocida como el "Rompepiernas"

25 de Mayo de 2012 - Palas de Rei - Arzúa 

Asun y yo nos levantamos dirección al bus para evitar ese tramo, y el resto ya seguimos a pie, paramos en Boente, donde desayunamos y seguimos nuestro trayecto andando hasta Ribadiso da Baixo. Mientras el resto hacian la etapa completa. Así mientras, nosotras elegimos el alojamiento y acoplamos nuestros enseres en el albergue. Terminamos descansando ese día con más energía. Para que al próximo pudieramos acercarnos lo más posible a Santiago y así poder asistir a la misa del Domingo a la catedral.

26 de Mayo de 2012 - Arzúa - Término de Santiago

Emprendimos camino de madrugada, solo con una linterna nos alumbrabamos. Me encontraba mejor que ningún día, las temperaturas habian bajado también y eso mejoraba mi hipotensión, y a pesar de la lluvía andaba mejor que ningún día. 

Parecíamos seres insignificantes por aquellos bosques verdes inmensos. Ese silencio profundo te provoca a meditar, tan solo el ruido de las pisadas y el golpe de los bastones rompian ese silencio que a la vez marcaba el ritmo.

Paramos almorzar una empanada gallega en un sitio singular "La Casa Verde" distinguida por sus paredes llenas de firmas de peregrinos en un fondo verde. Los baños tampoco se libraban.

Reanudamos la marcha y andamos incansablemente hasta las 19:30 de la tarde, llevábamos sobre 14 horas andando... que locura. Pero ya no encontrábamos cobijo, porque estábamos tan cerca de Santiago ciudad que los últimos albergues ya los habíamos pasado, pero no podíamos continuar estábamos destrozados.... acabamos de hacer 36 km.

Divisamos un cartel que ponía "hostal" y no lo pensamos 2 veces. Fue gloria bendita ducharse y dormir en aquel sitio.

27 de Mayo de 2012 Término de Santiago - Catedral de Santiago

Ya solo nos quedaban 9 km  pero se me hicieron los mas largos de todo el trayecto. Ya estábamos en Santiago y cada vez veíamos la Catedral más cerca. Volvía a llover pero nos daba igual porque estábamos alegres, por ver que nuestro reto estaba a punto de cumplirse. Visualizar la plaza de la catedral termina por satisfacer todas las necesidades. 

Nos dirigimos a un refugio donde peregrinos descargan sus mochilas para liberarse de bultos y peso, y así obtener la compostela y entrar a la catedral libremente de ataduras.

Asistimos a la misa y al acto del butafumeiro. Y después el acercamiento al Santo Apóstol Santiago, yo he de decir que no soy muy católica la verdad, pero con más o menos creencia pasamos cada uno a pedirle al Santo. Yo le pedí por todos y por un amigo que estaba muy enfermo (al cual hoy en gloria esté, su mujer me pidió que me acordara y así fue) pero tendría que ser muy bueno de alma y corazón porque hacía mas falta allá arriba. También pedí para mi y mi esposo, para que no nos faltara nunca "salud, amor y trabajo" me creo que es lo que se pide, pero se hace de corazón.

A mí, me lo trajo todo junto, porque dos meses después estaba embarazada  casí de cuatro meses. Y sin saberlo!!

Ahora puedo entender mi extremo agotamiento de aquellos días. Y es que también iba con nosotros un pequeño peregino.

"El peregrino Joaquinito" <3












Le dedico mi diario a mi madre, que gracias a ella vivimos una gran aventura

No hay comentarios:

Publicar un comentario