viernes, 28 de febrero de 2014

ENFERMEDADES COMUNES DE AGAPORNIS

Las enfermedades más comunes en polluelos agapornis son estas:

- Avitaminosis: Es un desarrollo lento y dificultoso por falta de vitaminas, puede corregirse con un polivitamínico.
- Candidiasis: Movilidad reducida, le cuesta tragar y presenta vómito y diarrea. Sucede por la ingestión de agua o alimentos que presenten el hongo Candida. La muerte es rápida e inevitable. Es conveniente la esterilización de utensilios y con los antibióticos adecuados podría salvarse.
- Disinteria: Hacen heces muy líquidas y pegajosas, presentan un crecimiento dificultoso. Ocurre por alimentarse de demasiada verdura mojada, como manzana y pera. Se evita también incorporando en la alimentación comida seca.
- Ampollas de agua en Buche: Ocurre cuando se producen estas burbujas de agua subcutáneas en el buche, dañando el hígado y produciendo su muerte. Suele ocurrir porque el alimento que toma es demasiado sólido o por una forma incorrecta de alimentación. Con la papilla adecuada se evita.

Hay muchas más enfermedades pero estas son las más comunes en polluelos agapornis.

Os hago un breve resumen de estas enfermedades porque hojeando me pareció interesante hacer un post. Intentaba darme una explicación de qué le habría ocurrido a mi porni.


Que injusticia.... tan solo unos días con nosotros, y nuestro cariñoso y adorable Kiwi ya nos ha dejado. Sigo sin saber que le ha ocurrido. Y no le encuentro explicación. Tras leer estas enfermedades no consigo encuadrar sus síntomas en ninguna de estas enfermedades. Realmente creo que se le partió el cuello.

Ayer Kiwi había estado libre por la casa por la mañana, luego le dí de comer y lo guarde en su cajita transparente (como nos recomendaron en la tienda, hasta que fuera más mayor para pasarlo a jaula) como siempre, ya que al terminar de comer le entraba como sueño, y así también cagaba en su caja. Vino una amiga a casa tomamos café y le presente a Kiwi, luego lo guarde otra vez en su jaula, y estaba tan vivo como siempre, se subió por mi brazo hasta mi cuello para quedarse ahí. Lo guarde otra vez en la caja, y tras el café, me fui a la cocina a apañarla porque la tenía sin recoger, al terminar fui a ver a Kiwi y a sacarlo otro rato por la casa para que jugara con nosotros, pero cuando fui a por él y le abrí la caja no volaba hacia mi, así que me asome y allí estaba bocarriba sin poder moverse, lo cogía y quería levantar el suelo pero sus patitas no le respondían y su cuello bailaba de una lado a otro. La verdad que me asusté, y lo llevé corriendo a la pajarería, yo y mi gordete pequeño nos montamos en el coche con Kiwi, lo metí en una cajita de esas de las toallitas del culo que usa Joaquín, pero al llegar a la pajarería aun estaba peor, y el señor de la tienda puso mala cara, me dijo que le quedaban horas que lo veía fatal. Estuvo tocándole el cuello y el buche, y me confirmó que no tenia nada roto. Pero yo sigo teniendo mis dudas. Y una gran pena, porque eran tan cariñoso y atendía a lo que le decíamos. Aún así al llegar a casa seguí dándole calor y darle de comer, pero cada vez vi que plegaba más y se ponía mas rígido, y comprendí que si estaba muerto de verdad.



En parte me alegro de que Joaquín no se haya enterado de que le ha pasado a Kiwi, porque aun no tiene conciencia de estas cosas. (en otro post hablaré de la toma de conciencia de pérdidas de seres queridos o mascotas en diferentes edades)


No hay comentarios:

Publicar un comentario