jueves, 30 de enero de 2014

Tu Primera Rabieta

TU PRIMERA RABIETA



Apenas hace unos días acababa de cumplir mi pequeño ratón su primer año y, pocos días después presencio su primera rabieta. Atónita me quedé!! cuando se encontraba andorreando por la cocina de la abuela, explorando e investigando los distintos departamentos del mobiliario. Se encabezonó con un cajón en concreto... abriéndolo y cerrándolo sin cesar y colocando los dedos de por medio. 

Entonces me harté de verlo así, pensando que todo tendría un final trágico decidí poner la mano en el cajón cerrado, impidiendo su apertura y diciéndole con voz autoritaria: No, no, no y no!! ... ya esta bien!!

Mi ratoncillo me miró, frunció el cejo y me gritó (como leéis) seguidamente se tiró al suelo y comenzó a patalear sin cesar mientras en su idioma cavernícola gruñía sin cesar. Mi expresión de "muerta me quedo" cayo al suelo a mas velocidad que la gravedad. No me lo hubiera imagino!! mi pequeño haciéndome un "show"!! Madre mía por favor!!. 

Yo siempre tenia un mal pensamiento de las madres que sufren rabietas de sus hijos en sitios públicos, culpándolas a ellas de una mala gestión en la educación de sus hijos. Pero descubro en esos momentos que no tiene nada que ver con la educación que se le aporta al niño.

Días después no puedo evitar pensar en lo sucedido, preocupándome por completo esta conducta de mi hijo con la que me regaló en casa de mi suegra. Así que empiezo a empaparme de articulos y experiencias, para asimilar ¿qué son las rabietas? ¿por qué se producen? ¿y cuando se desarrollan?.

Un poco alucinada si estoy, porque descubro que tengo un niño precoz en su conducta. Las expresiones de enfado, impaciencia, negatividad,... comienzan alrededor de los 18 meses. Y durante la edad de 2 a 4 años son de los más habituales, y al igual que vienen, luego a luego van desapareciendo. Aunque puede llegar a perdurar hasta los 6 años (Oh my God!).

Como todo tiene un por qué esto ocurre porque nuestro hijo esta descubriendo su propio YO (digo yo que él mio es muy autoritario) y genera una gran frustración cuando no obtiene los resultados que él desea ya que carece de la posibilidad de expresarlo verbalmente. Esto va reduciéndose a medida que su capacidad lingüística avance y mejore (el mio solo sabe decir "mma-mma" y solo cuando esta muy enfadado). 

Ya quieren marcar su individualidad y dejar claro que él solo hace las cosas cómo y cuando quiere, al igual que llevo unos dias observando que no quiere que lo coja de la mano para andar porque él quiere ir a un sitio distinto del cual yo le conduzco.

Todo esto se agrava si él esta irritable, bien por sueño, hambre, cansancio o cualquier otra necesidad básica. Pero gracias a Dios, esto es simplemente pasajero hasta que dominen su expresión oral y de conducta. Pero la clave la tienen sus educadores. Su duración, frecuencia e intensidad serán proporcionales al resultado que obtengan para conseguir de nosotros lo que ellos quieren. Por ello, debemos ser tajantes en esta cuestión porque nuestra debilidad antes sus manipulaciones son las que van a enseñar, guiar, fomentar su carácter expresivo.

Debemos hacerles entender que enfadarse es normal, pero de una forma apropiada, sino tendremos el terreno de juego perdido frente a ellos. Y harán y desharán a sus anchas lo que les plazca en cada momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario